Casa » Salud » Hepatitis
Salud

Hepatitis

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis se refiere a una condición inflamatoria del hígado. Generalmente es causada por una infección viral, pero hay otras posibles causas de hepatitis. Estos incluyen la hepatitis autoinmune y la hepatitis que ocurre como un resultado secundario de medicamentos, drogas, toxinas y alcohol. La hepatitis autoinmune es una enfermedad que ocurre cuando su cuerpo produce anticuerpos contra su tejido hepático.

Su hígado está ubicado en el área superior derecha de su abdomen. Realiza muchas funciones críticas que afectan el metabolismo en todo el cuerpo, que incluyen:

  • producción de bilis, que es esencial para la digestión
  • filtrado de toxinas de su cuerpo
  • excreción de bilirrubina (un producto de glóbulos rojos descompuestos), colesterol, hormonas y drogas
  • desglose de carbohidratos, grasas y proteínas
  • activación de enzimas, que son proteínas especializadas esenciales para las funciones corporales
  • almacenamiento de glucógeno (una forma de azúcar), minerales y vitaminas (A, D, E y K)
  • síntesis de proteínas sanguíneas, como albúmina
  • síntesis de factores de coagulación

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente 4.4 millones de estadounidenses viven actualmente con hepatitis B y C crónicas. Muchas más personas ni siquiera saben que tienen hepatitis.

Las opciones de tratamiento varían según el tipo de hepatitis que tenga. Puede prevenir algunas formas de hepatitis a través de vacunas y precauciones de estilo de vida.

Los 5 tipos de hepatitis viral

Las infecciones virales del hígado que se clasifican como hepatitis incluyen hepatitis A, B, C, D y E. Un virus diferente es responsable de cada tipo de hepatitis de transmisión viral.

La hepatitis A es siempre una enfermedad aguda a corto plazo, mientras que las hepatitis B, C y D son más propensas a convertirse en crónicas y continuas. La hepatitis E generalmente es aguda, pero puede ser particularmente peligrosa en mujeres embarazadas.

Hepatitis A

La hepatitis A es causada por una infección con el virus de la hepatitis A (VHA). Este tipo de hepatitis se transmite con mayor frecuencia al consumir alimentos o agua contaminados con heces de una persona infectada con hepatitis A.

Hepatitis B

La hepatitis B se transmite a través del contacto con fluidos corporales infecciosos, como sangre, secreciones vaginales o semen, que contiene el virus de la hepatitis B (VHB). El uso de drogas inyectables, tener relaciones sexuales con una pareja infectada o compartir afeitadoras con una persona infectada aumentan el riesgo de contraer la hepatitis B.

El CDC estima que 1.2 millones de personas en los Estados Unidos y 350 millones de personas en todo el mundo viven con esta enfermedad crónica.

Hepatitis C

La hepatitis C proviene del virus de la hepatitis C (VHC). La hepatitis C se transmite a través del contacto directo con fluidos corporales infectados, generalmente a través del uso de drogas inyectables y el contacto sexual. El VHC se encuentra entre las infecciones virales transmitidas por la sangre más comunes en los Estados Unidos. Aproximadamente 2.7 a 3.9 millones de estadounidenses viven actualmente con una forma crónica de esta infección.

Hepatitis D

También llamada hepatitis delta, la hepatitis D es una enfermedad hepática grave causada por el virus de la hepatitis D (HDV). HDV se contrae a través del contacto directo con sangre infectada. La hepatitis D es una forma rara de hepatitis que solo ocurre junto con la infección de hepatitis B. El virus de la hepatitis D no se puede multiplicar sin la presencia de hepatitis B. Es muy poco común en los Estados Unidos.

Hepatitis E

La hepatitis E es una enfermedad transmitida por el agua causada por el virus de la hepatitis E (HEV). La hepatitis E se encuentra principalmente en áreas con poca higiene y generalmente es el resultado de la ingestión de materia fecal que contamina el suministro de agua. Esta enfermedad es poco común en los Estados Unidos. Sin embargo, se han reportado casos de hepatitis E en Medio Oriente, Asia, América Central y África, según los CDC.

Causas de la hepatitis no infecciosa

Alcohol y otras toxinas

El consumo excesivo de alcohol puede causar daño hepático e inflamación. Esto a veces se conoce como hepatitis alcohólica. El alcohol daña directamente las células de su hígado. Con el tiempo, puede causar daño permanente y conducir a insuficiencia hepática y cirrosis, un engrosamiento y cicatrización del hígado.

Otras causas tóxicas de la hepatitis incluyen el uso excesivo o la sobredosis de medicamentos y la exposición a venenos.

Respuesta del sistema autoinmune

En algunos casos, el sistema inmunitario confunde el hígado como un objeto dañino y comienza a atacarlo. Causa inflamación continua que puede variar de leve a grave, a menudo obstaculizando la función hepática. Es tres veces más común en mujeres que en hombres.

Síntomas comunes de hepatitis

Si tiene formas infecciosas de hepatitis que son crónicas, como la hepatitis B y C, es posible que al principio no tenga síntomas. Los síntomas pueden no aparecer hasta que el daño afecte la función hepática.

Los signos y síntomas de la hepatitis aguda aparecen rápidamente. Incluyen:

  • fatiga
  • síntomas parecidos a la gripe
  • orina oscura
  • taburete pálido
  • dolor abdominal
  • pérdida de apetito
  • pérdida de peso inexplicable
  • piel y ojos amarillos, que pueden ser signos de ictericia

La hepatitis crónica se desarrolla lentamente, por lo que estos signos y síntomas pueden ser demasiado sutiles para darse cuenta.

Cómo se diagnostica la hepatitis

Historia y examen físico

Para diagnosticar la hepatitis, primero su médico tomará su historial para determinar los factores de riesgo que pueda tener para la hepatitis infecciosa o no infecciosa.

Durante un examen físico, su médico puede presionar suavemente sobre su abdomen para ver si hay dolor o sensibilidad. Su médico también puede sentir si su hígado está agrandado. Si su piel u ojos son amarillos, su médico lo notará durante el examen.

Pruebas de función hepática

Las pruebas de función hepática usan muestras de sangre para determinar qué tan eficientemente funciona su hígado. Los resultados anormales de estas pruebas pueden ser la primera indicación de que hay un problema, especialmente si no muestra ningún signo en un examen físico de enfermedad hepática. Los niveles altos de enzimas hepáticas pueden indicar que su hígado está estresado, dañado o que no funciona correctamente.

Otros análisis de sangre

Si las pruebas de función hepática son anormales, es probable que su médico ordene otros análisis de sangre para detectar el origen del problema. Estas pruebas pueden verificar los virus que causan hepatitis. También se pueden usar para buscar anticuerpos que son comunes en enfermedades como la hepatitis autoinmune.

Ultrasonido

Un ultrasonido abdominal usa ondas de ultrasonido para crear una imagen de los órganos dentro de su abdomen. Esta prueba le permite a su médico acercarse a su hígado y órganos cercanos. Puede revelar:

  • fluido en su abdomen
  • daño hepático o agrandamiento
  • tumores hepáticos
  • anormalidades de su vesícula biliar

A veces, el páncreas también aparece en las imágenes de ultrasonido. Esta puede ser una prueba útil para determinar la causa de su función hepática anormal.

Biopsia hepatica

Una biopsia de hígado es un procedimiento invasivo que implica que su médico tome una muestra de tejido de su hígado. Se puede hacer a través de su piel con una aguja y no requiere cirugía. Por lo general, se usa un ultrasonido para guiar a su médico cuando toma la muestra de la biopsia.

Esta prueba le permite a su médico determinar cómo la infección o la inflamación ha afectado su hígado. También se puede usar para muestrear cualquier área en su hígado que parezca anormal.

Cómo se trata la hepatitis

Las opciones de tratamiento están determinadas por qué tipo de hepatitis tiene y si la infección es aguda o crónica.

Hepatitis A

La hepatitis A generalmente no requiere tratamiento porque es una enfermedad a corto plazo. Se puede recomendar reposo en cama si los síntomas causan una gran incomodidad. Si tiene vómitos o diarrea, siga las indicaciones de su médico sobre hidratación y nutrición.

La vacuna contra la hepatitis A está disponible para prevenir esta infección. La mayoría de los niños comienzan la vacunación entre las edades de 12 y 18 meses. Es una serie de dos vacunas. La vacunación para la hepatitis A también está disponible para adultos y se puede combinar con la vacuna contra la hepatitis B.

Hepatitis B

La hepatitis B aguda no requiere tratamiento específico.

La hepatitis B crónica se trata con medicamentos antivirales. Esta forma de tratamiento puede ser costosa porque debe continuarse durante varios meses o años. El tratamiento para la hepatitis B crónica también requiere evaluaciones médicas regulares y monitoreo para determinar si el virus está respondiendo al tratamiento.

La hepatitis B puede prevenirse con la vacunación. El CDC recomienda vacunas contra la hepatitis B para todos los recién nacidos. La serie de tres vacunas generalmente se completa durante los primeros seis meses de la infancia. La vacuna también se recomienda para todo el personal sanitario y médico.

Hepatitis C

Los medicamentos antivirales se usan para tratar formas agudas y crónicas de hepatitis C. Las personas que desarrollan hepatitis C crónica generalmente se tratan con una combinación de terapias con medicamentos antivirales. También pueden necesitar más pruebas para determinar la mejor forma de tratamiento.

Las personas que desarrollan cirrosis (cicatrización del hígado) o enfermedad hepática como resultado de la hepatitis C crónica pueden ser candidatos para un trasplante de hígado.

Actualmente, no hay vacuna para la hepatitis C.

Hepatitis D

No existen medicamentos antivirales para el tratamiento de la hepatitis D en este momento. Según un estudio de 2013, un medicamento llamado interferón alfa se puede usar para tratar la hepatitis D, pero solo muestra una mejoría en aproximadamente el 25 al 30 por ciento de las personas.

La hepatitis D se puede prevenir al vacunarse contra la hepatitis B, ya que la infección con hepatitis B es necesaria para que se desarrolle la hepatitis D.

Hepatitis E

Actualmente, no hay terapias médicas específicas disponibles para tratar la hepatitis E. Debido a que la infección a menudo es aguda, generalmente se resuelve por sí misma. A las personas con este tipo de infección a menudo se les aconseja descansar lo suficiente, tomar muchos líquidos, obtener suficientes nutrientes y evitar el alcohol. Sin embargo, las mujeres embarazadas que desarrollan esta infección requieren un seguimiento y cuidado estrechos.

Hepatitis autoinmune

Los corticosteroides, como la prednisona o la budesonida, son extremadamente importantes en el tratamiento temprano de la hepatitis autoinmune. Son efectivos en aproximadamente el 80 por ciento de las personas con esta afección.

La azotioprina (Imuran), un medicamento que suprime el sistema inmune, a menudo se incluye en el tratamiento. Se puede usar con o sin esteroides.

Otros medicamentos inmunosupresores como micofenolato (CellCept), tacrolimus (Prograf) y ciclosporina (Neoral) también se pueden usar como alternativas a la azatioprina para el tratamiento.

Consejos para prevenir la hepatitis

Higiene

Practicar una buena higiene es una forma clave de evitar contraer la hepatitis A y E. Si viaja a un país en desarrollo, debe evitar:

  • agua local
  • hielo
  • mariscos crudos o poco cocidos y ostras
  • frutas y verduras crudas

Las hepatitis B, C y D contraídas a través de sangre contaminada pueden prevenirse de la siguiente manera:

  • no compartiendo agujas de drogas
  • no compartir navajas de afeitar
  • no usar el cepillo de dientes de otra persona
  • no tocar la sangre derramada

La hepatitis B y C también se pueden contraer a través de las relaciones sexuales y el contacto sexual íntimo. Practicar sexo seguro mediante el uso de condones y diques dentales puede ayudar a disminuir el riesgo de infección.

Vacunas

El uso de vacunas es una clave importante para prevenir la hepatitis. Las vacunas están disponibles para prevenir el desarrollo de hepatitis A y B. Los expertos están desarrollando actualmente vacunas contra la hepatitis C. Existe una vacuna para la hepatitis E en China, pero no está disponible en los Estados Unidos.

Complicaciones
de hepatitis

La hepatitis B o C crónica a menudo puede conducir a problemas de salud más serios. Debido a que el virus afecta al hígado, las personas con hepatitis B o C crónica corren el riesgo de:

  • enfermedad cronica del higado
  • cirrosis
  • cáncer de hígado

Cuando su hígado deja de funcionar normalmente, puede ocurrir insuficiencia hepática. Las complicaciones de la insuficiencia hepática incluyen:

  • trastornos hemorrágicos
  • una acumulación de líquido en su abdomen, conocida como ascitis
  • aumento de la presión sanguínea en las venas porta que ingresan a su hígado, conocida como hipertensión portal
  • insuficiencia renal
  • encefalopatía hepática, que puede implicar fatiga, pérdida de memoria y disminución de las habilidades mentales debido a la acumulación de toxinas, como el amoníaco, que afectan la función cerebral
  • carcinoma hepatocelular, que es una forma de cáncer de hígado
  • muerte

Se recomienda a las personas con hepatitis B y C crónica que eviten el consumo de alcohol porque puede acelerar la enfermedad hepática y el fracaso. Ciertos suplementos y medicamentos también pueden afectar la función hepática. Si tiene hepatitis B o C crónica, consulte con su médico antes de tomar cualquier medicamento nuevo.

Etiquetas