Casa » Salud » Todo lo que debe saber sobre la apendicitis
Salud

Todo lo que debe saber sobre la apendicitis

¿Qué es apendicitis?

La apendicitis es la inflamación del apéndice. Puede ser agudo o crónico.

En los Estados Unidos, la apendicitis es la causa más común de dolor abdominal que resulta en cirugía. Alrededor del 5 por ciento de los estadounidenses experimentarán apendicitis en algún momento de sus vidas.

La apendicitis puede ocurrir en cualquier momento, pero ocurre con mayor frecuencia entre las edades de 10 y 30. Es más común en hombres que en mujeres.

Si no se trata, la apendicitis puede hacer explotar el apéndice y causar infección. Esto puede ser serio y a veces fatal.

Siga leyendo para aprender más sobre los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento.

¿Es apendicitis o gas?

La indigestión u otro dolor relacionado con el gas son síntomas comunes de la apendicitis. En algunos casos, puede sentir como si el gas estuviera atrapado y descubriera que no puede expulsar el gas.

Si solo está experimentando molestias leves relacionadas con el gas, puede tomar un medicamento para la acidez estomacal sin receta (OTC) y ver si los síntomas se desvanecen.

Las opciones populares de OTC incluyen:

  • omeprazol (Prilosec)
  • lansoprazol (Prevacid)
  • ranitidina (Zantac)

Si sus síntomas persisten por más de un día o le causan un dolor o incomodidad insoportables, consulte a su médico de inmediato. También debe ver a su médico si está experimentando otros síntomas inusuales.

¿Cuáles son los otros síntomas de la apendicitis?

Si tiene apendicitis, puede experimentar uno o más de los siguientes síntomas:

  • dolor alrededor del ombligo
  • dolor abdominal en el lado inferior derecho
  • pérdida de apetito
  • náusea
  • vómitos
  • Diarrea
  • estreñimiento
  • incapacidad para pasar gas
  • hinchazón abdominal
  • fiebre baja
  • una sensación de que puede sentirse mejor después de pasar el taburete

El dolor de apendicitis puede comenzar como calambres leves. A menudo se vuelve más estable y severo con el tiempo. También puede sentir que un dolor general se vuelve más específico.

Probablemente no notará cambios en sus hábitos intestinales. Sin embargo, la apendicitis a veces puede afectar la micción.

Si sospecha que puede tener apendicitis, debe evitar tomar laxantes o tener un enema. Estos tratamientos pueden hacer explotar el apéndice si tiene apendicitis.

Si tiene sensibilidad en el lado derecho junto con cualquiera de estos otros síntomas, consulte a su médico. La apendicitis puede convertirse rápidamente en una emergencia médica.

¿El dolor de espalda es un síntoma de apendicitis?

La apendicitis se asocia principalmente con dolor de estómago, pero este dolor también se puede sentir en los costados o la espalda. A menudo, este dolor empeorará si se mueve, camina o incluso tose.

Si experimenta un dolor significativo que no se desvanece después de 4 horas, debe consultar a su médico.

¿Los síntomas de la apendicitis son los mismos en adolescentes?

Aunque los síntomas de la apendicitis son los mismos para los adolescentes que para los adultos, pueden comenzar de manera diferente. En los adolescentes, la apendicitis puede comenzar como un dolor de estómago vago cerca del ombligo. Este dolor puede progresar hacia el lado inferior derecho del abdomen.

Después de que este dolor haya aparecido, usted puede:

  • desarrollar fiebre
  • perder el apetito
  • sentir náuseas
  • vómito

Si tiene estos síntomas, consulte a su médico.

¿Qué causa la apendicitis?

En muchos casos, la causa de la apendicitis es desconocida. También puede haber múltiples causas para un caso de apendicitis.

Los médicos creen que una obstrucción en el apéndice puede causar apendicitis. La obstrucción puede ser parcial o completa. La obstrucción completa es una causa de cirugía de emergencia.

La obstrucción a menudo se debe a una acumulación de materia fecal. También puede ser el resultado de:

  • folículos linfoides agrandados
  • gusanos
  • trauma
  • tumores

Cuando hay una obstrucción en su apéndice, las bacterias se pueden multiplicar dentro del órgano. Esto conduce a la formación de pus. El aumento de presión puede ser doloroso. También puede comprimir los vasos sanguíneos locales. La falta de flujo sanguíneo al apéndice puede causar gangrena.

Si el apéndice se rompe, la materia fecal puede llenar el abdomen. Esto es una emergencia médica.

La peritonitis es otra posible consecuencia de la ruptura del apéndice. Es una inflamación del tejido que recubre la pared abdominal. Otros órganos también pueden inflamarse después de una ruptura. Los órganos afectados pueden incluir el ciego, la vejiga y el colon sigmoide.

Si el apéndice infectado gotea en lugar de rupturas, puede formar un absceso. Esto limita la infección a una pequeña área amurallada. Sin embargo, un absceso puede ser peligroso.

¿Cómo se diagnostica la apendicitis?

Su médico comenzará realizando un examen físico. Buscarán sensibilidad en el cuadrante inferior derecho de su abdomen. Si estás embarazada, el dolor puede ser mayor. Si ocurre una perforación, su estómago puede endurecerse e hincharse.

No hay ninguna prueba para diagnosticar apendicitis. Primero, su médico ordenará una prueba de conteo sanguíneo completo (CBC). Un CBC puede determinar si hay una infección bacteriana. La infección bacteriana a menudo se correlaciona con la apendicitis.

Su médico también realizará varias pruebas para descartar otras afecciones similares:

  • El análisis de orina puede descartar una infección del tracto urinario o cálculos renales.
  • Los exámenes pélvicos pueden garantizar que no tenga ningún problema reproductivo. También pueden descartar otras infecciones pélvicas.
  • Las pruebas de embarazo pueden descartar un posible embarazo ectópico.
  • Las imágenes abdominales pueden determinar si tiene un absceso u otras complicaciones. Esto se puede hacer con rayos X, ultrasonido o tomografía computarizada.
  • La radiografía de tórax puede descartar la neumonía del lóbulo inferior derecho. Esto a veces tiene síntomas similares a la apendicitis.

Si su médico no puede identificar otra causa de sus síntomas, se le diagnosticará apendicitis.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la apendicitis?

El tratamiento para la apendicitis varía. En la mayoría de los casos, sin embargo, la cirugía será necesaria. El tipo de cirugía dependerá de los detalles de su caso.

Si tiene un absceso que no se ha roto, su médico puede administrar primero antibióticos. Su médico luego drenará el absceso con un tubo colocado a través de su piel. Después de haber recibido tratamiento para la infección, se someterá a una cirugía para extirpar el apéndice.

Si tiene un absceso o apéndice roto, la cirugía puede ser necesaria de inmediato. La cirugía para extraer el apéndice se conoce como una apendicectomía.

Su médico puede realizar este procedimiento como cirugía abierta o laparoscópica. La laparoscopia es menos invasiva, por lo que el tiempo de recuperación es más corto. Sin embargo, puede ser necesaria una cirugía abierta si tiene un absceso o peritonitis.

En casos raros, la apendicitis puede mejorar sin cirugía. Esta es solo una opción si su dolor abdominal es mínimo y sus pruebas de diagnóstico son normales. En este escenario, su plan de tratamiento solo puede incluir antibióticos y una dieta líquida hasta que se resuelvan sus síntomas.

¿Cuál es el tiempo de recuperación para la apendicitis?

Si se somete a una laparoscopía, es probable que salga del hospital unos días después de la operación. Esta cirugía es menos invasiva, por lo que el tiempo de recuperación tiende a ser más corto.

Si se somete a una cirugía abierta o experimenta complicaciones adicionales, como peritonitis, es posible que tenga que permanecer en el hospital por hasta una semana, y es posible que se necesite un drenaje. Si sus músculos abdominales necesitan ser cortados durante el procedimiento, su tiempo de recuperación puede ser más prolongado.

Puede experimentar sensibilidad y hematomas después de su operación. Esto mejorará con el tiempo y puede aliviarse con analgésicos de venta libre, como acetaminofeno (Tylenol) e ibuprofeno (Advil).

También puede experimentar estreñimiento temporal. Mantenerse hidratado y comer alimentos ricos en fibra puede ayudar a regular sus movimientos intestinales.

Los alimentos con alto contenido de fibra incluyen:

  • guisantes partidos
  • lentejas
  • frijoles negros
  • habas
  • alcachofas

Debería poder reanudar las actividades normales en un par de semanas. Su médico puede aconsejarle que evite las actividades extenuantes, como deportes y levantar objetos pesados, de cuatro a seis semanas después de la cirugía.

¿Qué pasa con la apendicitis en el embarazo?

Durante el embarazo, la apendicitis aguda es la emergencia no obstétrica más común que requiere cirugía. Ocurre al mismo ritmo en mujeres que están y no están embarazadas.

Cuando ocurre en mujeres embarazadas, generalmente es durante el segundo o tercer trimestre. Sus síntomas a menudo se pueden confundir con la incomodidad habitual asociada con el embarazo, lo que dificulta el diagnóstico.

El diagnóstico tardío puede aumentar su riesgo de complicaciones, incluida la pérdida fetal. Las mujeres que están embarazadas también tienen un mayor riesgo de perforación o ruptura.

El tratamiento para las mujeres que están embarazadas y tienen apendicitis es el mismo que para las mujeres que no están embarazadas.

Durante la recuperación, las mujeres que están embarazadas serán monitoreadas aún más de cerca por su cirujano, médico de atención primaria y obstetra.

Si se realiza una cirugía laparoscópica, el proceso de recuperación generalmente es similar para las mujeres que están y no están embarazadas.

Si se necesita un procedimiento quirúrgico abierto, su tiempo de recuperación puede ser más prolongado. Esto es especialmente cierto si sus músculos abdominales se cortan durante el procedimiento o si hay peritonitis. En algunos casos, la peritonitis puede causar una pérdida fetal.

¿Cómo puedo prevenir la apendicitis?

No puede prevenir la apendicitis, pero hay pasos que puede seguir para disminuir el riesgo. Es menos común en personas que tienen dietas altas en fibra.

Agregar fibra por

  • rociar salvado de avena o germen de trigo sobre cereales de desayuno, yogur y ensaladas
  • cocinar o hornear con harina de trigo integral siempre que sea posible
  • intercambiando arroz blanco por arroz integral
  • agregar frijoles u otras variaciones a las ensaladas
  • comiendo fruta fresca para el postre